lunes, 6 de marzo de 2017

Encuadernación japonesa


Tenía guardada esta cubierta de un libro antiguo desde hace años, desde que llegó a casa así tal cual...vacío...Qué pena que ni siquiera tuviera las hojas, que aunque desprendidas o rotas, siempre se pueden restaurar y reencuadernar, pero no era el caso :(
Pensé en varias alternativas para que no siguiera en ese estado tan desastroso 

pero no me terminaba de convencer ninguna...
hasta que Papelísimo anunció como tema de este mes 
"Cómo hacer encuadernación japonesa"
Ahí ya se me encendió la bombillita para alterar este libro vacío, 
manteniendo su "sustancia"
y rellenándolo como un álbum donde guardar recuerdos
(que para eso es vintage ;-)


El proceso lo puedes seguir mucho mejor en su vídeo tutorial:


Yo no lo he hecho igual; puesto que ya contaba con las pastas, no he cortado ni forrado con papel decorado ninguna, si no que he terminado de cortar el lomo (estaba casi suelto) para que sirviera de base a la costura.
En la portada trasera sí que le añadí un cartón de la misma medida del lomo para que quedaran del mismo tamaño y lo uní haciendo una solapa con un papel lo más parecido posible (luego le pegé la cinta para rematar la unión)
El lomo lo reforcé también con una tira de cartón (puesto que sólo quedaba la tela, rota por los extremos)  y a partir de ahí el proceso es el mismo...

Os dejo algunas fotos...agujereando las hojas que previamente recorté a la medida. Bueno sin exactitud milimétrica y quemando un poco los bordes (para que mantuviera el aire decadente)

Luego las pastas, haciendo que coincidan con los agujeros de las hojas:
Metiéndolas entre medias y asegurándolo todo con unos clips para que no se mueva nada 

mientras las coso...de la forma más básica, con el hilo formando ángulos rectos (en el monedero de papel que publiqué en otra ocasión las puntadas eran distintas)
Esta técnica la puedes aplicar para hacer cuadernos, libretas, álbumes de fotos, etc...

Me gusta mucho el resultado, ahora ya sólo queda guardar dentro
  bonitos y queridos recuerdos...de mi infancia
como uno de los muchos bordados que hice en el colegio (6º EGB)


O mis primeros garabatos a lápiz, con tan sólo dos años y medio ;-)

¿Qué te parece?
¿Te animas a preparar el tuyo?

Por cierto, podéis ver las propuestas presentadas en el blog de Papelísimo 
y votar la que más os guste.

29 comentarios:

  1. Que bonito , tu ya de niña apuntaba que seria una artista besitos

    ResponderEliminar
  2. Esther me ha gustado tanto o más los recuerdos que el post, y eso que es una monería el álbum que has hecho. ¡Que suerte tener ese dibujo de cuando eras pequeña!
    Precioso. Besos

    ResponderEliminar
  3. Que bueno que guardaste esa cubierta de libros, lo has dejado muy bonito, muy vintage y como dices, perfecto para guardar entrañables recuerdos, gran trabajo!
    Bs!

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bonito cuaderno totalmente reciclado Esther! Nada como guardar :) Ha quedado ideal. Y tus dibujitos! Enhorabuena. Besotes

    ResponderEliminar
  5. Madre mía, que preciosidad te ha quedado con esas tapas. Si que es una pena que no encontraras las hojas del libro, seguro que era muy bello, igual hasta estaba ilustrado con esas cubiertas no me extrañaría.
    Ahora vas a tener un bello álbum de recuerdos. Aún tienes dibujos de cuando tenías dos años?? :O , jooo que suerte, y me regañan a mi porque guardo, jajajaja, pero no tengo esas cositas de cuando era pequeña :(
    Besote!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Con esas tapas tan bonitas el trabajo sube muchos enteros, y es toda una suerte conservar esos recuerdos de tu infancia. Una manera sencilla y muy vistosa de crear álbumes o libretas para guardar o para anotar, me ha encantado.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me encanta el resultado final, no sólo por lo ideal que han quedado las portadas del libro con la encuadernación japonesa, sino por el destino tan bonito que le has dado.
    Es el contenedor perfecto para tus recuerdos de la infancia.;))
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Ya te imaginaras que me encanta este reciclaje, porque sabes que ambas compartimos la pasión por los libros antiguos y por la encuadernación. La idea de reciclar unas viejas y preciosas tapas de libro antiguo me parece fantástica..........otra genialidad que solo se te puede ocurrir a ti ;-). Me he quedado fascinada de que conserves dibujos de cuando tenias dos años y medio!!!.......eso si que es tener un buen archivo personal ;-D

    Besazos y feliz semana

    ResponderEliminar
  9. Esther que bonito, me ha encantado, un reciclaje de lujo y lleno de recuerdos de tu infancia, algo que coincido contigo, ya que tengo muchas cosillas guardadas de cuando era pequeña.
    Un buen trabajo.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  10. Ha sido un maravilloso reciclaje Esther, me gusta tu nuevo libro.
    Besos guapa y feliz día.

    ResponderEliminar
  11. Que cosas se te ocurren...¿que si me gusta? me encanta y das unas explicaciones tan geniales que entran ganas de ponerse hacerlo,para ti,hasta lo difícil es facil. Precioso este libro aparentemente vació y que lo has llenado de vida y vivencias,como siempre otro éxito de Esther
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Esther es una manera estupenda de reciclar un libro antiguo. Me has sorprendido. Está genial.

    Besos 😘😘😘

    ResponderEliminar
  13. Hola guapísima !!!
    Mi abuelo era un gran aficionado a la encuadernación, y cuando lo veía trabajar en sus proyectos, de niña alucinaba, sobre todo cuando los terminaba porque me parecía magia.
    Lo tuyo, no tiene nombre Esther, siempre me sorprendes y te lo digo, aunque ahora veo que el artista nace, sin dudarlo un momento, desde pequeña apuntabas maneras :)
    Besotes gordos mi niña.

    ResponderEliminar
  14. ¡¡Qué maravilla Esther!! Has sabido guardar toda la esencia del libro al que un día pertenecieron esas tapas. Y lo mejor, que hayas guardado dentro todas tus cosas de niña, ¡¡qué bonito!! Y oye, ya apuntabas maneras, eh. Besitos.

    ResponderEliminar
  15. Me parece ideal Esther. Has dado nueva vida a esas cubiertas y guardas pequeños tesoros en ese "libro"
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Pues ha sido una manerad genial de dar una nueva vida a esas tapas, que por cierto son preciosas!! Besitos

    ResponderEliminar
  17. Eres una artista con unas ocurrencias buenísimas. Me encantan. Te ha quedado genial.

    ResponderEliminar
  18. Que encuadernación tan bonita! Y genial que hayas podido recuperar esas tapas, no podrís haberle dado un uso mejor ;). Por cierto, yo creo que sigo dibujando como cuando tenía 2'5 años, jeje!
    BEsos guapa!!

    ResponderEliminar
  19. Te ha quedado genial, Esther
    Y me ha encantado ver tu bordado y tu dibujo ;-)
    El vídeo también ha estado muy bien
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Hola, menos mal que veo tus publicaciones por facebook pues no me saltan a mí en mi lista de lectura de los blogs que sigo!! Bueno, ya estoy aquí para ver este álbum tan precioso y esos recuerdos que guardas!! Y ya aprovecho para decirte que los muñequitos de palstilina son geniales, artista!! Un beso guapísima y buenas noches!!

    ResponderEliminar
  21. Hola. Una preciosidad de trabajo, de encuadernado, de cubierta antigua, de recuerdos ...
    felicitaciones.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Ay, Esther, qué cosa tan linda!!! Qué bien hiciste en guardar esas tapas tan bonitas... está claro que todo se termina utilizando, pero creo que nunca pensaste la maravilla que ibas a hacer con ellas.
    No puedo imaginar un libro de recuerdos más bonito y vintage. Es una preciosidad.
    Un beso enorme, cariño.

    ResponderEliminar
  23. Esas tapas son una joya Esther, y qué buen uso le has dado!. Queda una encuadernación impresionante, me ha chiflado el resultado!. Ah! y esos tesoros de recuerdos que tienes son geniales, el dibujo es una caña, jeje, me encanta!.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  24. Me podría animar, pero yo no tengo esta preciosa cubierta.
    ¿y qué me dices de los recuerdos de tu infancia?, yo apenas tengo, una pena.
    Creo que tú eres más nostálgica que yo ¿me equivoco?, seguro que no.
    Me parece una encuadernación muy apropiada para esta cubierta que tenías guardadas con tanto cariño.
    Toda una artista!!

    ResponderEliminar
  25. Las pastas del libro son deliciosas y les has dado un trato maravilloso además de una nueva vida. Elegante y encantador, no imagino mejor nido para tus recuerdos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  26. Hola Esther: primero de nada, darte las gracias por tu visita a mi blog y me alegro que tu padre naciera en un pueblo tan encantador como Setenil de las Bodegas. Me hablas del teatro romano de Acipino y me imagino que es el de Ronda. Si me lo permites me quedo también por tu espacio, ya que me han gustado mucho los trabajos que haces, las pastas del libro te han quedado geniales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conchi ¡Bienvenida! Sí, me refiero a ése, al de Ronda la Vieja.
      Muchas gracias por quedarte. Un abrazo y feliz domingo!

      Eliminar
  27. Que maravilla Esther, me ha encantado..un besin

    ResponderEliminar